Los fondos de inversión captan en dos meses el 40% de todo lo acumulado en el año

Noticia compartida por Athlanta Madrid, publicada por eleconomista.es

La bolsa y la renta fija están dando una tregua en las últimas semanas. Y eso se refleja también en los fondos de inversión y en el apetito de los inversores por entrar. Estos vehículos, que recibieron en octubre la mayor entrada de dinero desde 2018 (más de 2.900 millones, según datos adelantos, que luego se convirtieron en más de 3.500 millones), han captado otros 2.116 millones netos en noviembre, según los datos preliminares publicados por Inverco. Consulte el buscador de fondos de elEconomista.es

 

La recuperación de estos dos últimos meses permite que las suscripciones netas se acerquen ya a los 15.000 millones de euros este año. Una cifra que no habría sido posible sin el empujón de octubre y noviembre, ya que suponen el 40% de todo el dinero que atraen los fondos en 2022.

Pese a estas últimas entradas de dinero, el año no está siendo sencillo en los mercados. Y los fondos aún acumulan pérdidas medias del 6,91% tras recuperar un 1,43% en un noviembre alcista para la renta fija y para la bolsa. De ahí que el patrimonio en fondos se haya reducido en 8.564 millones este año, es decir, un 2,7% frente al cierre de 2021. Además, en el último ejercicio se lograron mayores suscripciones: 25.720 millones.

Los vehículos preferidos

En el mes de noviembre, los fondos de renta fija y gestión pasiva fueron los vehículos preferidos por los partícipes (entraron 2.425 millones en conjunto). Pero no es algo exclusivo del último mes. Desde que comenzó el año, los productos de deuda acumulan ya 14.100 millones en suscripciones, siendo con diferencia los fondos estrella de este año.

Ahora el contexto ayuda. Cada vez son más las firmas de inversión que señalan a la renta fija como un activo que vuelve a generar oportunidades y que debería dar alegrías en los próximos meses una vez que los bancos centrales ya piensan en ir pisando el freno. En noviembre, de hecho, la deuda ha vivido su mejor mes desde 2008, según el índice global de bonos de Bloomberg y Barclays.

Los fondos de gestión pasiva se sitúan como la segunda categoría que más dinero capta tanto en noviembre como en el año, a pesar de que los expertos adelantan que es buen momento para la activa. En el último mes lograron atraer 1.089 millones y en el año suman más de 3.900 millones. Por el contrario, los fondos globales y los mixtos de renta fija son los que sufren más salidas (ver gráfico).

Fuente: eleconomista.es

Fondos de deuda subordinada con los que añadir rentabilidad a la cartera

Noticia compartida por Athlanta Madrid, publicada por eleconomista.es

inversor-flecha.jpg

Este tipo de bonos ofrece una rentabilidad superior a la renta fija clásica. Pero también es más volátil, y conlleva mayor riesgo. La inversión mínima en estas emisiones suele ser elevada, a partir de 100.000 euros, lo que dificulta hacer una cartera diversificada con este tipo de deuda. Por eso los fondos se convierten en una alternativa.

 

La deuda subordinada equivaldría a subir un peldaño más dentro del universo de la renta fija. Ofrece rentabilidades más elevadas que otros activos de deuda, pero también conlleva más riesgo. De media, los fondos de deuda subordinada se anotan pérdidas no solo en 2022, también a tres y cinco años. En este último plazo, la caída media de estos vehículos alcanza el 0,42% al año según datos de Morningstar. Esa es la fotografía general, pero si se analiza caso a caso hay algunos que ofrecen ganancias a sus partícipes a largo plazo, entre aquellos disponibles a la venta en España, accesibles para el particular y con al menos cuatro estrellas Morningstar sobre un máximo de cinco.

La razón por la que tiene sentido invertir en este activo a través de fondos de inversión en comparación a la inversión directa fundamentalmente es que «te ofrece la posibilidad de diversificar, algo si cabe más importante en una clase de activo donde las emisiones suelen tener mínimos de inversión elevados (100.000 euros)«, explica Santiago Igual, asesor patrimonial de Portocolom AV. «Con ese mínimo de inversión, hacer una cartera diversificada de bonos subordinados no está al alcance de muchos inversores, por lo que un fondo puede llegar a ser la única alternativa», señala. Eso sí, el inversor también debe tener en cuenta es que esta deuda es más volátil que el mercado de renta fija clásico. «El inversor no puede tener un horizonte temporal demasiado corto, tiene que poder soportar la volatilidad y eventualmente tener la capacidad para incrementar su exposición para gestionar la volatilidad del mercado», advierte François Lavier, responsable de deuda subordinada financiera de Lazard Frères Gestion y gestor de Lazard Capital Fi SRI.

En noviembre se ha incrementado el ritmo de emisiones de deuda en Europa, y «cuando los mercados primarios se reactivan, los bancos suelen ser los que primero emiten a gran escala», señala Felipe Villarroel, gestor de TwentyFour (Boutique de Vontobel). «Para nosotros, los diferenciales de los bonos subordinados parecen especialmente interesantes. Por ejemplo, Barclays emitió un Tier 2 no exigible en libras esterlinas a 10 años, con calificación Baa2/BB+/BBB+, con un diferencial de 475 puntos básicos sobre el nivel de riesgo. Deutsche Bank emitió un bono perpetuo AT1 a cinco años (Ba2/BB-) con un rendimiento del 10%, lo que equivale a una rentabilidad en dólares de aproximadamente el 12,5%», añade.

Sin embargo, deben tenerse en cuenta algunos aspectos cuando se elige un fondo que invierte en este activo. Aparte de las métricas habituales evaluables en cualquier fondo de renta fija (gestión de la duración, TIR en cartera, rating medio), Santiago Igual expone que es importante conocer también el spread duration (cuanto perderá/ganará la cartera ante un aumento/disminución de un 1% en los diferenciales de crédito) al estar invirtiendo en crédito. Además cree que es fundamental distinguir entre deuda financiera y no financiera. «El riesgo del balance de una entidad financiera es mucho más complejo de comprender y vale la pena segregar este tipo de instrumentos cuando son emitidos por entidades financieras en una clase de activo aparte, para asegurarnos de que su gestión se lleva a cabo de una forma individualizada y controlar mejor la asignación a ese segmento del mercado. Lo cierto es que, siendo esto así, la oferta de fondos de bonos subordinados que excluyan emisiones de entidades financieras se reduce bastante, pero creemos que es una estrategia conveniente», detalla.

Los tres fondos ‘ganadores’

elEconomista ha seleccionado los ocho fondos con mejor comportamiento en un plazo de cinco años (ver gráfico). El más rentable en este periodo ha sido CS Hybrid and Subordinated Debt, que ha generado una rentabilidad anualizada del 1,9%. El fondo invierte más de un 50% de su cartera en deuda subordinada de entidades financieras (Tier 1, Additional Tier 1, Tier 2) y no financieras (híbridos corporativos), y hasta un 75% en bonos contingentes convertibles. Hasta septiembre, la duración media de su cartera era de 2,34 años y ofrecía una TIR media bruta (sin descontar gastos y comisiones) a precio de mercado del 8,64%.

El segundo fondo con una rentabilidad anualizada a cinco años más elevada es Lazard Capital Fi SRI RVD, en pie desde 2010, que ha ofrecido un 1,56% al año. «En un fondo como este, ofrecemos ahora mismo un rendimiento en euros ligeramente superior al 10% (cifra a 24 de noviembre 2022)», explica su gestor, François Lavier, quien da tres motivos por los que ahora es posible encontrar oportunidades en este activo. Uno es que «se presta dinero a entidades financieras con una buena calidad de crédito, la mayoría de calidad investment grade con muy poca probabilidad de quiebra», otro es que «las valoraciones en mínimos históricos ofrecen unos spreads de crédito altos que permiten compensar el impacto de la subida de los tipos», y el último reside en «la dificultad para las entidades financieras más pequeñas de encontrar financiación en el mercado, obligándoles a ofrecer una prima adicional para emitir sus bonos, prima que no tiene nada que ver con la calidad de crédito del emisor sino más bien con el entorno de mercado y una base de inversores más limitada», que hace que «los inversores que conocen bien los emisores pueden permitirse invertir en esas entidades y bonos que ofrecen rendimientos muy interesantes a medio plazo».

Con un rendimiento similar, que se mueve en el entorno del 1,5%, hay otro fondo: Amundi Fds Eurp Subordinated Bond ESG R2 EUR C (también BlueBay Financial Cptl Bd K EUR). El de Amundi invierte el grueso de su cartera (hasta el 51%) en bonos corporativos subordinados (incluidos los bonos convertibles contingentes). «En octubre aumentamos nuestro riesgo de crédito. Aunque es probable que se produzca una recesión en los próximos meses en Europa y que los fundamentales de las empresas se deterioren, el mercado primario ofrece actualmente oportunidades y primas de nueva emisión que aprovecharemos cuando se reanuden las emisiones subordinadas», explica su equipo gestor.

 

 

Fuente: eleconomista.es

Bain mirará a España con dos nuevos grandes fondos de 5.300 millones

El plazo para atraer capital global cerrará a medidos de 2023. La gestora de EEUU se abre a invertir en inmobiliario en el país

Bain Capital, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, está levantando actualmente dos vehículos dedicados a situaciones especiales (o empresas con problemas), según confirman a este diario fuentes del mercado inmobiliario. La compañía, dueña en España de Habitat Inmobiliaria e ITP Aero, entre otras inversiones, incluirá a nuestro país con el capital que actualmente está captando.

La gestora de Boston está captando capital para su nuevo fondo Global Special Situations, con el que pretende levantar 4.000 millones de dólares (4.050 millones de euros), y otro específicamente enfocado en Europa llamado Special Situations Europe, con el que busca alcanzar 1.250 millones de dólares (1.265 millones de euros). En conjunto, sumarían más de 5.300 millones. Desde Bain se ha declinado confirmar la información, ya que la captación de recursos está sujeta la vigilancia de la SEC (Comisión de Bolsa y Valores, en sus siglas en inglés) de EE UU.

Bain ya ha levantado recursos para esos dos vehículos y ha hecho cierres parciales, según las fuentes conocedoras. Estas “situaciones especiales” hacen referencia a empresas con problemas, altamente endeudadas, en concurso de acreedores, con conflictos accionariales, inversores que quieran salir del capital, o falta de liquidez para invertir, entre otros contextos. La gestora americana, además, está levantando otro fondo específico para real estate, de 3.000 millones, pero con el que hasta ahora no ha invertido en el inmobiliario europeo en anteriores ediciones.

Hasta un 20% de lo captado en el fondo europeo de situaciones especiales podría ir a inversiones en España y hasta un 7,5% en el caso del global, aunque finalmente dependerá de las oportunidades que Bain pueda encontrar en el país, según las mismas fuentes conocedoras consultadas.

Inversión en el inmobiliario

Bain sí ha invertido en el inmobiliario español, pero a través del fondo global de situaciones especiales que actualmente está renovando. Concretamente, adquirió en 2018 la histórica Habitat, de la familia Nogareda, para finiquitar el concurso de acreedores al que la crisis del ladrillo de 2008 había abocado a la promotora de viviendas.

Precisamente, desde el sector, se ve que este fondo global o el europeo para fondos especiales puede servir para reforzar el papel inmobiliario de Bain en el país. Y se mira a Habitat como posible consolidador si su principal accionista sigue con interés en apostar por el ladrillo. Es, junto al empresario mexicano Carlos Slim (actualmente accionista minoritario en Metrovacesa), el sospechoso habitual para seguir creciendo en este mercado promotor en los próximos años.

En inmobiliario, Bain también ha entrado en España a través de una alianza hotelera con el fondo Stoneweg, con el que han adquirido cuatro activos. En los últimos meses, han negociado la compra del hotel Miguel Ángel al empresario británico-iraquí Nadhmi Auchi, sin avances hasta la fecha.

Interés entre inversores

Esta gestora es una de las grandes del capital riesgo del mundo, junto a compañías como Blackstone, Brookfield, KKR o Cerberus. Fue fundada en Boston en 1984 y su primer CEO fue Mitt Romney, quien posteriormente se convirtió en candidato presidencial republicano en 2012. La compañía cuenta con activos bajo gestión por 160.000 millones. Cuenta con divisiones de capital riesgo, deuda e inmobiliario.

A pesar del parón económico y el alza de tipos de interés que pueden llevar a algunos inversores a apostar por la renta fija, Bain está encontrando interés para entrar en estos dos nuevos vehículos. Las fuentes consultadas indican que sigue habiendo mucho capital disponible, el segmento de situaciones especiales interesa a los inversores y, además, estos se están concentrando en apostar por las grandes firmas del capital riesgo, como Bain y otras.

Igualmente, los expertos consultados indican que estas gestoras siguen atrayendo capital para invertir en inmobiliario, a pesar de que con la subida de tipos el diferencial respecto a otras inversiones se ha reducido.

Otras inversiones en España

En España, Bain igualmente adquirió ITP Aero, compañía de motores aeronáuticos, en septiembre a Rolls-Royce por 1.600 millones. En el núcleo duro de ITP cuenta como socios minoritarios a JB Capital, el gobierno vasco, además de Sapa (que todavía no ha cerrado la adquisición) y presumiblemente Indra si la empresa pública finalmente así lo decide.

En julio, Bain también se hizo con Inetum, la compañía francesa que en 2019 compró Icesisa, la filial informática de El Corte Inglés, por 350 millones.

En alianza con Stoneweg, Bain ya han comprado el hotel Andalucía, en Puerto Banús, que tras su reforma será operado por Hard Rock; Los Monteros en Marbella; Mimic en Barcelona y recientemente el Don Carlos (168 habitaciones) en Ibiza.

NUEVO RESPONSABLE EN EUROPA

Hasta hace poco, como hombre fuerte de las inversiones en Europa y radicado en la oficina de Londres figuraba Brad Palmer, que ha abandonado la firma, según fuentes conocedoras. Palmer era la persona que, por ejemplo, controlaba de cerca la evolución y las adquisiciones de Habitat Inmobiliaria. El elegido para sustituirle habría sido David Cullen, hasta ahora responsable en Irlanda de la gestora, que todavía no ha anunciado el nombramiento.

En España, el fondo de Boston ha confiado en Juan María Nin para presidir el consejo de administración de Habitat. Este histórico directivo de banca (fue consejero delegado y vicepresidente de Caixabank y de su rama industrial Criteria) sirve también de enlace con su accionista principal. A nivel de gestión diaria, la promotora está encabezada por José Carlos Saz como consejero delegado desde 2018 y quien, a su vez, procedía de la competidora Neinor Homes.

Fuente: cincodias.elpais.com

La caída del sector inmobiliario amenaza con sepultar la economía global por tres vías diferentes

Noticia compartida por Athlanta Madrid, publicada por eleconomista.es
  • La vivienda se enfrenta a una recesión global que afectará a la inversión residencial
  • A su vez, un descenso del precio de los inmuebles afecta a la riqueza de los hogares
  • Todo lo anterior se puede unir a unas condiciones financieras más estrictas

Así está la vivienda

¿Qué está pasando en la vivienda? A la corrección de precios que ya están en marcha en varios países, se espera que se produzca una caída más generalizada a nivel global, provocada por las fuertes subidas de tipos de interés en los países avanzados, el deterioro de la confianza de los consumidores y la mella que está haciendo la inflación en el poder adquisitivo de las familias.

Con todo, desde Oxford Economics señalan que «la previsión de referencia (escenario base o más probable) muestra un notable cambio de rumbo en la inflación de los precios de la vivienda en una muestra de 20 importantes economías mundiales, con subidas de precios anuales del 15% en el primer trimestre de 2022 que dan paso a un descenso anual del 1% en el segundo trimestre de 2023″.

«Con el mundo al borde de una recesión inmobiliaria, hemos modelado tres escenarios para desplomes de diferente grado que presentan efectos negativos sobre la riqueza, caída de la inversión residencial y condiciones crediticias más estrictas. En nuestro escenario más pesimista, que incluiría los tres factores, el crecimiento del PIB mundial se reduce a solo el 0,3% en 2023 (con recesión incluida por medio), frente al 1,5% de nuestro escenario base», explican estos expertos.

Históricamente, la caída de los precios de la vivienda se ha asociado con la disminución de la inversión residencial (construcción de vivienda), lo que ha provocado un mayor lastre del PIB. Aunque es cierto que el alcance de una caída en la inversión residencial ahora es menor que en el momento de la crisis financiera mundial (GFC), parece plausible que un descenso de la inversión residencia recortase en 0,6 puntos el PIB mundial para 2023.

También es posible que se produzca un mayor impacto en los precios mundiales de la vivienda a través de un endurecimiento de las condiciones crediticias, tanto por el alza de los tipos de interés como por un cierre del grifo del crédito ante un escenario de mayores pérdidas (morosidad) para los bancos y sus efectos colaterales. Un endurecimiento de las condiciones crediticias de alrededor de una quinta parte de la escala observada en la GFC reduciría el PIB mundial en un 0,5% adicional en 2023.

Los tres escenarios al detalle

Los analistas de Oxford Economics plantean tres escenarios de mejor a peor para el crecimiento mundial según la evolución de las tres variables citadas entre el tercer trimestre de 2022 y el cuarto de 2025. Si en el mejor de los casos el crecimiento mundial para 2023 se lijaría 0,2 puntos porcentuales desde el 1,5% del caso base de la consultora, en el segundo se borrarían otros 0,6 puntos porcentuales adicionales y en el peor otros 0,5 puntos, aplanando la métrica hasta casi el cero. En el escenario más catastrófico incluso se registraría una recesión técnica en el ecuador del próximo año.

-El primer escenario ‘solo’ tiene en cuenta los efectos sobre la riqueza de los hogares de una caída de dos dígitos en los precios de la vivienda. Estos descensos en los importes de los inmuebles pueden hacer que los consumidores se sientan menos acomodados, induciendo una reducción de los niveles de gasto de los consumidores. Incluso se puede dar un efecto adicional sobre el gasto si la caída de los precios se asocia a un menor número de transacciones de vivienda y a un menor gasto relacionado en accesorios, etc. Recopilando distintas métricas académicas, desde la consultora estiman que un descenso del 10% en los precios de la vivienda podría reducir el gasto de los consumidores entre un 0,4% y un 0,5%.

Este primer escenario más benigno contempla una caída del 10% en los precios de la vivienda en comparación las nuestras previsiones de referencia en 22 economías principales (EEUU, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Irlanda, Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Suiza, Taiwán, Noruega, Japón, Canadá, Corea, China, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica). Teniendo en cuenta ese retroceso y su impacto en la riqueza de las familias, el crecimiento mundial en 2023 caería a un 1,3% desde el 1,5% que contemplaba como caso base Oxford Economics.

-El segundo escenario empeora la ecuación con una caída del 10% en la inversión residencial sumada a los efectos del primer escenario. «Las caídas de los precios de la vivienda en el pasado han tendido a asociarse con descensos de la inversión residencial. Este fue especialmente el caso de la crisis financiera mundial, cuando se observó una caída de alrededor del 30% desde el punto máximo hasta el mínimo en la inversión en vivienda en las principales economías», justifican los analistas, recordando el largo declive de países como EEUU e Irlanda. Aunando ambos factores negativos, el modelo de Oxford Economics prevé un crecimiento para 2023 del 0,7% frente al 1,5% del caso base.

 

Diferentes escenarios para el crecimiento mundial

Aunque ven razones para ser cautelosamente optimistas, ya que esta vez es que no ha habido un auge muy grande en la inversión en vivienda en los últimos años, a diferencia del período anterior a la gran crisis, y algunos mercados han visto una persistente escasez de oferta, el riesgo varía notablemente entre país.

Para tener una idea del riesgo entre las economías, observan tres variables: el pico reciente de la inversión residencial en el PIB, el pico reciente comparado con el nivel medio de 10 años, y el pico reciente comparado con el pico anterior a la gran crisis. Clasificando cada economía según estos factores, las más vulnerables parecen ser Canadá, Taiwán, Finlandia y Nueva Zelanda, ya que tienen niveles de inversión en vivienda notablemente más altos que el nivel medio de 10 años y, en los casos de Canadá y Finlandia, también más altos que el nivel máximo anterior a 2008. En el lado inverso se encuentran Japón, Italia y EEUU. En España, la inversión residencial ha crecido desde el covid y está por encima de su media de 10 años, pero queda aún lejos (un -2,4%) de su pico previo a la gran crisis.

-El tercer y peor escenario de todos es el que engloba las dos referidas caídas del 10% con un endurecimiento mayor de las condiciones crediticias. «La caída de los precios de los inmuebles también puede afectar a las condiciones crediticias. La caída de los precios puede provocar un aumento de las pérdidas esperadas en los prestamistas hipotecarios (especialmente cuando los niveles de endeudamiento de los hogares son elevados), que pueden reaccionar concediendo menos préstamos o prestando con márgenes más elevados o reduciendo las relaciones préstamo-valor», explica el estudio de Oxford. Además, añaden, el endurecimiento de las condiciones crediticias en un periodo de descenso de los precios de la vivienda puede crear un bucle de retroalimentación, en el que una mayor disponibilidad de crédito reduce aún más los precios de la vivienda y conduce a otra ronda de restricción del crédito y a un menor gasto.

Este escenario de Oxford engloba una caída del 10% en los precios de la vivienda, una caída del 10% en la inversión residencial real y un endurecimiento de las condiciones crediticias equivalente a una quinta parte del observado en la gran crisis. Con estos tres factores a la baja, el crecimiento mundial caería hasta el 0,3% en 2023. El crecimiento global no solo se aplanaría hasta casi el cero, sino que se cumpliría la definición de recesión mundial del Fondo Monetario Internacional (FMI). Según explican los autores del estudio, el organismo define una recesión mundial como un periodo en el que la producción mundial per cápita se contrae.

La propia previsión base de la casa de análisis de un crecimiento del 1,5% para 2023, la mitad del ritmo observado en 2022, ya implica un crecimiento per cápita de sólo el 0,5%, muy cercano a la formulación del FMI. Por lo que los escenarios dos y tres, con un crecimiento de la población mundial en 2023 estimado en un 1%, son consistentes con esa definición de recesión mundial. De hecho, el escenario tres arroja una contracción interanual del PIB mundial tanto en el segundo como en el tercer trimestre de 2023, lo que es compatible con la definición de recesión técnica.

La peligrosa diferencia: China

Si bien es cierto que en esta ocasión hay matices que pueden hacer que la crisis del inmobiliario no sea tan grave (la inversión residencial ha perdido peso en el PIB, los hogares tienen menos deuda, los balaces de los bancos son más fuertes y están mejor diversificados…) hay un factor que es agravante: China.

«Una diferencia importante entre la situación actual del mercado de la vivienda y la situación durante la GFC es la trayectoria del mercado de la vivienda en China. Entre 2008 y 2010, los precios reales de la vivienda en las economías avanzadas cayeron alrededor del 10%; pero en China, los precios primero se estancaron pero luego crecieron con fuerza cuando desués de que las autoridades aplicasen políticas de estímulo agresivas. Esta vez, los mercados chinos están siguiendo una trayectoria similar a la de las economías avanzadas, con una desaceleración significativa, especialmente en términos de construcción».

De este modo, en lugar de compensar el impacto en la producción mundial de una recesión global de la vivienda, como fue el caso después de la GFC, el sector inmobiliario chino está contribuyendo a la recesión. Además, dada el elevado peso sector inmobiliario (y las ramificaciones del mismo) en el PIB de China, la desaceleración de la vivienda en China tiene importantes efectos indirectos negativos, tanto a nivel regional como mundial. Por ello, resulta un tanto complejo describir cuál puede ser el escenario final para la economía global y el inmobiliario en particular.

Fuente: elconomista.es

BANKINTER GESTIÓN DE ACTIVOS SE SUMA A LA OLA DE LA DEUDA PERIFÉRICA CON TRES NUEVOS FONDOS

Fuente: fundspeople.com

El futuro de los activos improductivos: hacia una evolución necesaria

Fuente: cincodias.elpais.com

El mercado de la gestión de patrimonios podría superar los 500.000 millones de dólares de facturación en 2030

Noticia compartida por Athlanta Madrid, rankioapro

Bain & Company pronostica que la demanda de servicios de gestión de patrimonios aumentará en más de 500.000 millones de dólares en 2030, lo que equivale a duplicar el tamaño del mercado registrado en 2021.

Fuente: es.rankiapro.com

Los activos inmobiliarios siguen siendo los favoritos de los altos patrimonios

España batió un récord histórico en inversión inmobiliaria en el primer semestre

Los diferentes tipos de activos inmobiliarios siguen siendo los favoritos de los altos patrimonios, ante la alta inflación que se ha venido registrando, la invasión de Ucrania y las subidas de tipos por parte de los bancos centrales.

«Hay muchas razones para ello. Podemos decir que son activos tangibles y se pueden ver al pasear por las zonas donde están ubicados, generan rentas ligadas a la inflación que ayudan a mantener un alto nivel de vida, en momentos de turbulencias de los mercados su valoración no sufre cambios visibles y generalmente no dan dolores de cabeza», explicó a Europa Press el director de Real Estate de iCapital, Martín de Abbad.

El especialista señaló que al analizar el patrimonio de un cliente, este suele tener un porcentaje significativo de su patrimonio en activos inmobiliarios, principalmente de la rama residencial. Además, los asesorados muestran un alto interés en poder seguir aumentando su peso en esta clase de activos frente a otras inversiones.

No obstante, De Abbad recordó que los activos inmobiliarios también pueden sufrir perdidas de valoración significativas en momentos donde la situación económica de un país o de una zona geográfica entra en recesión, situaciones en las que la liquidez del bien disminuye y hace que su venta sea más complicada a un precio razonable para su vendedor.

 

RÉCORD DE INVERSIÓN INMOBILIARIA

Según datos de CBRE publicados a finales de julio, España batió un récord histórico en inversión inmobiliaria en los seis primeros meses del año, con 9.870 millones de euros, superando en un 80% los volúmenes del mismo periodo del año anterior.

«Los volúmenes de inversión registrados en el primer semestre del año ponen de manifiesto que el sector inmobiliario en España continúa siendo atractivo para los inversores, incluso en un contexto macroeconómico cambiante. De todos modos, la volatilidad existente en el mercado nos llevará a seguir de cerca la evolución de la inversión a lo largo del segundo semestre», afirmó la directora de Research de CBRE España, Miriam Goicoechea.

En ese sentido, la plataforma de inversión inmobiliaria Inviertis ya avisaba en abril de que el interés en el mercado inmobiliario se había disparado un 400% desde noviembre, al convertirse un valor refugio para los inversores ante la incertidumbre generada por el contexto macroeconómico, la inflación y la guerra de Rusia contra Ucrania.

El inversor particular representa cerca del 80% del total de las inversiones inmobiliarias del mercado, según la plataforma, con perfiles que se corresponden con propietarios que necesitan vender un piso en alquiler o pequeños y medianos inversores que se refugian en la inversión inmobiliaria.

La directora ejecutiva y fundadora de Inviertis, Rebeca Pérez, señaló que los inversores «están retirando todo lo que tenían en bolsa y están invirtiendo en inmobiliario para conservar su patrimonio, una situación que se ha acentuado desde la invasión militar rusa en Ucrania».

De cara a los próximos meses, la gestora Abrdn explicaba hace unas semanas que es probable que los activos reales (y, por tanto, el sector inmobiliario) sigan gozando de buena salud y perspectivas por su protección natural contra la inflación.

EL ARTE, OTRO ACTIVO LÍQUIDO QUE ACTÚA COMO REFUGIO

La inversión en arte es otra de las opciones al alcance de altos patrimonios que actúa como valor refugio en épocas de incertidumbre como la actual: su carácter acíclico permite a esta clase de activo no verse afectada por los eventos macroeconómicos como sí lo hacen otras clases de activos como la renta fija o la renta variable.

No obstante, el tipo de obra por la que se apuesta cambia según el momento. Las obras de artistas vivos son la mejor apuesta en épocas de alta inflación, ya que tienen un mayor potencial de revalorización, mientras que si la subida de los precios es baja, lo ideal es apostar por artistas más consagrados.

Fuente: bolsamania.com

Los partícipes españoles se vuelcan en Bolsa de EE UU y deuda en el rally desde julio

Cinco fondos de CaixaBank son los más contratados del mes

Sus dos fondos con más entradas son también los que más captan en 2022

Un fondo de Bolsa estadounidense y uno de deuda soberana de España e Italia han sido los que más entradas de dinero nuevo han registrado en el mes de julio. Esas captaciones son reflejo de la tendencia alcista del mercado durante el mes en ambos activos, que está teniendo continuidad en agosto, y en la que se están posicionando los partícipes españoles.

El fondo que más suscripciones netas recibió en julio fue el CaixaBank Master Renta Variable USA, con 813,7 millones de euros, seguido del fondo CaixaBank Deuda Pública España e Italia 2025, con otros 687 millones de euros, según datos recopilados por VDOS.

Ambos productos de inversión, comercializados principalmente entre clientes particulares, son además los que más dinero neto llevan captado en lo que va de año en la industria española de fondos, lo que consolida el liderazgo en gestión de activos de la gestora de CaixaBank. Así, su fondo de Bolsa estadounidense acumula en 2022 entradas netas por 2.634 millones de euros, mientras que el de deuda soberana española e italiana, logra entradas netas por 1.521 millones de euros. Este último fondo logra situarse en segunda posición en la clasificación por captación neta apenas tres meses después de su lanzamiento, a principios de mayo.

La gestora de CaixaBank ha hecho en los últimos meses una clara apuesta comercial por los fondos de deuda soberana de España e Italia, justo en el momento en que los precios de sus bonos habían caído en picado. Los fondos de deuda son de hecho los que más dinero fresco llevan captado a lo largo del año, a pesar de que han acumulado pérdidas sin pausa salvo en julio, en que las rentabilidades sí han sido notables para este tipo de activo gracias a la caída de las rentabilidades.

Por esta vez, en julio las mayores captaciones de dinero se concentraron en vehículos que invierten en activos que han registrado una ganancia importante. En el caso de los citados fondos de CaixaBank, las entradas de dinero son fruto en gran medida de las decisiones de los gestores de la firma, en la que está muy arraigado el modelo de gestión discrecional de carteras.

El Nasdaq remontó más del 11% durante el mes de julio y el S&P subió más del 8%, mientras que la deuda soberana de la zona euro dejó un retorno en el mes del 4%. Partícipes y gestores no han dudado por tanto en dirigir las nuevas entradas de dinero durante julio hacia la renta fija. El tercer fondo que más dinero ha captado ese mes ha sido el CaixaBank Master Renta Fija Deuda Pública 1-3, con 555 millones de euros, seguido del CaixaBank Master Renta fija privada, con 372,4 millones de euros. El quinto puesto es para el CaixaBank Rendimiento Monetario, con otros 335 millones de euros.

La gestora de Renta 4 logra posicionar su fondo de renta fija a corto plazo en sexta posición entre los fondos con más suscripciones netas durante el pasado mes, con 311,2 millones de euros, en una clasificación dominada ampliamente por CaixaBank.

En un año en que la Bolsa acusa fuertes pérdidas y gran volatilidad, la renta fija está concentrando las entradas de dinero en los fondos de inversión españoles, a pesar de que las ganancias de julio quedan muy lejos de poder compensar todo lo perdido en el año a causa del constante endurecimiento monetario con que los bancos centrales están intentando combatir la inflación. Así, el alza de tipos ha provocado fuertes subidas del rendimiento de los activos, en paralelo a su depreciación. Según datos de Inverco, a julio las suscripciones netas en fondos de renta fija eran las más cuantiosas en el acumulado del año, por 8.638 millones de euros.

DISPUTADO LIDERAZGO EN CAPTACIONES

BBVA. La gestora del grupo financiero no domina en la clasificación de los fondos que más dinero neto atrajeron en julio. Aparece en octava posición con el BBVA Bonos 2025, que captó 250,36 millones en el mes. Sin embargo, en el cómputo global sí destaca como la gestora que más suscripciones netas se apunta, por un total de 432 millones de euros en julio. Le sigue la gestora de CaixaBank, con captaciones netas por 358 millones y la de Renta 4, con 291 millones de euros, según datos recopilados por VDOS.

Balance. Caixabank mantiene en todo caso su posición como mayor entidad nacional por patrimonio gestionado, con 77.046 millones y una cuota de mercado del 24,49 %, seguida de Santander con 47.613 millones y una cuota del 15,13 % y BBVA, con un 14,44 %.

Fuente: cincodias.elpais.com

¿Bajará el precio de la vivienda?

Los expertos coinciden en que el Euribor seguirá al alza, lo que encarecerá las hipotecas y reducirá la demanda de pisos y casas

El Banco Central Europeo subió sus tipos de interés en 0,50 puntos porcentuales el pasado 21 de julio y los efectos no se hicieron esperar. El euríbor, indicador por excelencia de los intereses de las hipotecas, llevaba ya un tiempo disparado. En concreto, desde febrero, cuando se empezó a barajar la posibilidad de que el BCE incrementaría sus tipos para contener la inflación. Pero el anuncio oficial hizo que, solo un día después, el indicador alcanzara el 1,2%. Y los expertos coinciden en que seguirá al alza durante los próximos meses, lo que encarecerá las hipotecas y reducirá la demanda de pisos y casas. Pero, ¿qué pasará con el precio de la vivienda?

Según los especialistas del comparador financiero e inmobiliario HelpMyCash.com, el crecimiento pronunciado que tuvo el valor del ladrillo durante el último año comenzará a desacelerarse en el corto plazo. Sin embargo, apuntan que se deben tener en cuenta varios factores para hacer predicciones, como el actual desequilibrio entre oferta y demanda, la inflación —que pretende contenerse con la subida de tipos—, la escasez de obra nueva y el tipo de activo inmobiliario.

Demanda

Inflación y recesión podrían frenar la subida del precio de la vivienda

En un contexto inflacionario, lo esperable es que el precio de la vivienda aumente, al igual que el resto de los productos, bienes y servicios. Los últimos datos del INE revelan un incremento interanual del 10,2% del índice de precios al consumo (IPC) en junio, mientras que la tasadora Tinsa informó un aumento del 8,7% en el precio de la vivienda durante el mismo periodo. Según Paula Eseiza, experta del comparador, los inmuebles siguen siendo un valor refugio por excelencia, dado que el incremento de su valor suele acompañar el ritmo de la inflación. Pero esto podría verse afectado por la subida de tipos, la reducción de la demanda y la hipotética recesión que viene.

Horizontal

Anuncios de pisos y casas en venta y alquiler en el escaparate de una inmobiliaria, en Madrid

“Normalmente, los activos inmobiliarios tienden a apreciarse en entornos de alta inflación. Pero creemos que el crecimiento de los precios no será tan alto como en el pasado, dado el potencial de una bajada real a medida que la inflación y la posible recesión golpeen a las familias durante los próximos seis a doce meses”, explica Andrea Baielli, Chief Financial Officer en el iBuyer Tiko, en una entrevista para HelpMyCash.

Ajuste de precios

Desequilibrio entre oferta y demanda

Durante el confinamiento causado por el covid, se produjo un exceso de ahorro que permitió que muchas familias accedieran a un crédito hipotecario. Por eso, la demanda se disparó y acaparó gran parte de la oferta de vivienda disponible. Desde entonces, existe un desequilibrio pronunciado entre quienes quieren vender y quienes quieren comprar, siendo mayoría estos últimos. Por eso se disparó el precio de la vivienda durante el último año, según explican los expertos de HelpMyCash. A ello se sumó el encarecimiento de los costes de construcción producido por la guerra de Ucrania y la consecuente paralización de muchas promociones, que acrecentó la escasez de oferta. Pero la reducción de la demanda que se espera para los próximos meses llegaría para corregir, al menos en parte, esta situación.

Pedro Ruiz-Dana, socio fundador de la inmobiliaria barcelonesa Cefersa, apunta en una entrevista para HelpMyCash que “para el periodo 2022-2023, creemos que los precios de la vivienda deben ajustarse a su valor realista. Eso no significa ver fuertes bajadas de precio, sino salir al mercado a un precio de venta acertado. La demanda existente no está dispuesta a pagar sobreprecios”.

Freno de la actividad

El impacto dependerá del tipo de activo inmobiliario

Los expertos también señalan que, pese a la contracción que puede producirse en el precio del ladrillo, el impacto no será el mismo en los distintos activos inmobiliarios.

“Consideramos que puede producirse una contracción leve en los precios de comercialización y una corrección respecto a la distancia que actualmente existe en el mercado entre comprador y vendedor”, señala David Rosel, director comercial en Barcelona de la inmobiliaria Berkshire Hathaway Home Services en una nota de HelpMyCash. Y añade que, en los próximos meses, podría vivir un freno en la actividad inmobiliaria de los inmuebles que no son premium. “Es evidente que no todas las plazas tienen la misma demanda y, en consecuencia, se va percibir de distinta forma en función del territorio”, añade

Los expertos coinciden en que, de momento, no se esperan bajadas importantes en el valor de la vivienda, pero sí una reducción de la demanda y una desaceleración del crecimiento del precio. Por eso, frente a la pregunta de si conviene vender ahora o esperar, los especialistas del comparador aconsejan vender ahora, dado que todavía hay hipotecas atractivas y la demanda continúa activa.

Fuente: lavanguardia.com