El coronavirus obliga a posponer el mayor evento inmobiliario en España: SIMA se celebrará en noviembre

La organización cambia las fechas previstas para mayo a la segunda semana de noviembre.

La crisis del coronavirus afecta también al mercado inmobiliario español. Según confirman distintas fuentes del sector a elEconomista, la feria de referencia inmobiliaria en España que se organiza en Madrid, SIMA, se cancela para las fechas previstas entre los días 7 y 10 del próximo mes de mayo.

El organizador del evento, Planner ha anunciado que las ediciones 2020 de SIMA y SIMAPRO, el evento B2B más importante del sector, cambian su fecha de celebración a la segunda semana de noviembre. En concreto, SIMAPRO tendrá lugar del 11 al 13 de noviembre, mientras que SIMA lo hará del 12 al 15 del mismo mes.

Planner ha optado por esta medida ante la creciente preocupación motivada por la epidemia de coronavirus (Covid-19), que podría afectar el normal desarrollo de estas dos citas que acogen una importante presencia de compradores particulares y de profesionales españoles e internacionales.

«El aplazamiento de SIMA y SIMAPRO es la opción más responsable y que mejor preserva los intereses de patrocinadores, expositores, partners, colaboradores y visitantes», apunta Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions.

Con la decisión de posponer el evento, SIMA sigue los pasos de Mipim, la gran feria inmobiliaria europea que se celebra  todos los años en Cannes (Francia), que a principio de mes fue cancelada y pospuesta al próximo 2 de junio. La organización de este evento, que estaba previsto para los días 10,11,12 y 13 de marzo, tomo esta decisión después de que importantes firmas de referencia en el sector anunciaran que no asistirían a la feria debido al virus.

Asistencia al SIMA

A finales del pasado mes de febrero ya habían confirmado su asistencia al evento de SIMA en mayo 154 marcas. El 49% de ellas se dedican a la promoción residencial como su actividad principal. La segunda actividad más frecuente es la comercialización e intermediación, con el 20% de los expositores. Con ligeras variaciones, son cifras similares a las de 2019.

Los incrementos respecto a la edición pasada se registran en el resto de las actividades, sobre todo las especializadas en gestión de activos inmobiliarios, que ya suponen el 23% de las empresas que han contratado espacio.

Por su parte, las cooperativas y gestoras de cooperativas, con un 12%, prosiguen ganando cuota en la oferta de SIMA. A continuación, con un 8% se sitúan constructoras; con un 5% financieras, fondos de inversión inmobiliaria y aseguradoras (5%); con un 4% estudios de arquitectura y urbanismo; y con un 3% tasadoras, patrimonialistas, asesoras legales e ingenierías (3%). Por debajo de este último porcentaje, hasta un total de 9 actividades más.

El SIMA es una más de las ferias que se están cancelando o posponiendo en todos los ámbitos empresariales. El Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, fue la primera gran exposición comercial en ser cancelada y a esta le siguieron muchas más a lo largo de todo el mundo.

 

 

 

La gran operación de Cerberus y BBVA en el sector inmobiliario

El banco cierra la compra del negocio inmobiliario de la entidad por 2.800 millones.

BBVA y Cerberus han establecido los términos definitivos de la operación que anunciaron hace más de dos años, en noviembre de 2017, para la adquisición por parte del fondo estadounidense del grueso del negocio inmobiliario de BBVA. Los dos socios han creado una compañía conjunta, Divarian, en la que Cerberus controla el 80% del capital y BBVA, el 20% restante.

«La operación inicialmente prevista comprendía activos inmobiliarios por un valor bruto contable de 13.000 millones de euros, junto a los activos y empleados necesarios para la gestión de la actividad de forma autónoma. Dicho acuerdo valoraba el negocio en 5.000 millones de euros, por lo que el importe de venta del 80% de las acciones ascendería a 4.000 millones», señalan las cuentas anuales de 2018 de Divarian, últimas cifras públicas disponibles.

Ajustes

El precio definitivo de la transacción, no obstante, vendría marcado por el volumen final de activos efectivamente traspasados a la sociedad. Éste podía variar, entre otros, por las ventas realizadas por BBVA entre el anuncio del pacto y la firma del acuerdo.

«El perímetro definitivo quedó fijado el 3 de octubre de 2018, adquiriendo Promontoria Marina [sociedad de Cerberus] el 80% del accionariado y cerrándose el perímetro de la aportación en 61.944 activos y el importe de venta del 80% de las acciones en 3.047 millones de euros», indica el informe anual.

Además de por el menor volumen de activos traspasados, el precio de venta también se ha «corregido» por los ingresos y gastos asignados a los activos, y por costes de personal. A cierre de 2018, Divarian tenía una plantilla de 365 empleados.

En conjunto, los distintos ajustes aplicados habrían situado el desembolso final realizado por Cerberus en torno a 2.800 millones de euros, según fuentes financieras.

A su vez, BBVA ha pactado con Cerberus una opción para venderle la participación del 20% que conserva en la compañía. El plazo de ejecución de este derecho se inicia el 10 de octubre de 2021 y vence doce meses después, en octubre de 2022.

«El precio [de la opción de venta] ha quedado fijado en el acuerdo de accionistas, correspondiéndose con el 97% del valor inicial de la sociedad [3.400 millones], corregido, principalmente, por las aportaciones de activos realizadas por el Grupo BBVA y por los dividendos repartidos por Divarian hasta su enajenación», explican las cuentas.

El acuerdo de socios regula las funciones del consejo, la alta dirección y la política de retribución de dividendos. Tras la constitución de la sociedad, la junta de accionistas ya ha acordado el reparto de dos abonos. El primero se repartió el 7 de febrero de 2019 por 7,99 millones de euros con cargo a la prima de emisión. Un mes después, el 7 de marzo, se acordó un segundo abono por 28,26 millones.

Financiación

El pacto también prevé que Haya Real Estate, propiedad de Cerberus, gestionará en exclusiva los activos inmobiliarios que BBVA conserve en balance por un periodo de diez años (ver información adjunta).

En el marco de la operación, Promontoria Marina, la sociedad de Cerberus, ha suscrito un préstamo dividido en dos tramos con varias entidades financieras. El primero de ellos, con Morgan Stanley. Vence en 2023, con un límite de 1.264 millones de euros. Tiene un tipo de interés de euribor mensual (-0,46 actualmente) más un diferencial del 3,5%.

En el segundo tramo participa Deutsche Bank. También vence en 2023 y tiene un límite de 1.175 millones. El tipo nominal es euribor más un 2,75%. De los 2.440 millones habilitados, se habían dispuesto 1.642 millones hasta cierre de 2019.

El banco agente del préstamo en Mount Street Mortgage. La financiación está garantizada, entre otros, con prenda sobre la participación del 80% en Divarian. También con los derechos de crédito de cuentas bancarias abiertas por Promontoria en BBVA y Sabadell.

Fuente: Expansión

 

 

 

España: Instituto de Estudios Financieros introduce tokenización de activos inmobiliarios

  • En España, el Instituto de Estudios Financieros (IEF) realizó una jornada denominada «Vespres Financers», en la que se introdujo la tokenización de activos inmobiliarios con tecnología Blockchain. Así lo informó El Mundo Financiero, el 15 de febrero.

    El artículo explicó que en la jornada estuvo presente Daniel Codina, Regional Chair en Barcelona de Fibree (Foundation for International Blockchain and Real Estate Expertise), para hacer esta introducción. «Se expusieron varios casos de éxito a nivel europeo y se anunció la primera STO (Security Tokens Offering) inmobiliaria española, que se lanzará con el nombre Barcelona Urban Token de mano de la startup Realfund, miembro de Alastria», detalló la publicación.

    «Codina explicó que la tokenización de activos permite convertir los derechos de los activos con valor económico en un token digital y que el valor económico de estos activos se puede repartir en muchos token digitales para poder intercambiarlos y también atraer otros inversores», añadieron luego en el artículo.

    Además, destacaron que se pueden encontrar muchos beneficios en la tokenización de activos, y citaron como ejemplos: «una mayor liquidez, nuevos modelos económicos en torno a la propiedad de activos, la diversificación del riesgo derivado de la propiedad, la eliminación de las barreras temporales y territoriales para los propietarios más activos para atraer inversiones y la reducción de gastos administrativos».

 

Sobre IEF

El Instituto de Estudios Financieros es una fundación privada creada en 1990 por entidades de crédito, con el objetivo de contribuir a la innovación, a la internacionalización ya la mejora del sector Financiero a través del conocimiento vía formación de los profesionales, divulgación y fomento de las competencias financieras de los ciudadanos. Su sede está en Barcelona, España.

 

Acuerdo con Alastria

Cointelegraph en Español informó el pasado 4 de febrero que FIBREE y Alastria habían firmado un convenio marco para establecer mecanismos de coordinación que ayuden a sumar esfuerzos para un mejor conocimiento y difusión de la tecnología blockchain/DLT en el sector inmobiliario español.

 

 

 

El Corte Inglés desbloquea su plan inmobiliario tras refinanciar su deuda

El grupo amplía plazos hasta 2025, sitúa el interés por debajo del 1% y logra luz verde para traspasar activos inmobiliarios a su unidad de ‘real estate’. El objetivo es rentabilizar su cartera.

El Corte Inglés cierra su acuerdo de refinanciación ampliando plazos, reduciendo costes y liberando garantías. El grupo de grandes almacenes ha alcanzado un pacto con una docena de entidades bancarias para refinanciar 2.000 millones de euros hasta el año 2025, con la posibilidad de extender el acuerdo otro ejercicio, más un segundo adicional, según señalan fuentes financieras.

La nueva financiación tendrá dos tramos: un préstamo a largo plazo de 900 millones de euros y una línea de crédito de 1.100 millones de euros para hacer frente a las necesidades de circulante. Los fondos obtenidos por la compañía servirán para reemplazar el préstamo sindicado de 2.050 millones firmado en enero de 2018. La generación de caja de la compañía ha propiciado que la cifra sea ahora 50 millones inferior a la acordada entonces.

El grupo de grandes almacenes presidido por Marta Álvarez pagará por ambos tramos un interés inferior al 1%. El primer tramo se situará en torno al 0,85% anual, mientras que el coste del segundo será cercano al 0,55%, según adelantó EXPANSIÓN el pasado 20 de enero.

Además, ambos tramos sufrirán una rebaja en su coste si El Corte Inglés cumple ciertos compromisos financieros y de sostenibilidad. Los intereses se reducirán al 0,6% y el 0,3%, respectivamente, si la ratio deuda/ebitda del grupo baja de 1,5 veces.

A partir de esas nuevas referencias se aplicaría el descuento por sostenibilidad, ligado a los avances de la compañía según el criterio ESG, lo que incluye objetivos de lucha contra el cambio climático, políticas sociales y buen gobierno, entre otros.

Los doce bancos con los que se ha sellado el acuerdo son Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, Goldman Sachs, Bank of America, Société Genérale, Crédit Agricole, JPMorgan, Unicredit y BNP.

El grupo y los bancos esperan firmar el pacto de forma inmediata. La intención es que El Corte Inglés pueda disponer de la nueva financiación antes del cierre de su ejercicio fiscal 2019, que finaliza el próximo 29 de febrero.

 

Plan inmobiliario

Una de las claves del nuevo acuerdo es que libera las garantías que pesaban sobre la anterior financiación, que estaba garantizada por los inmuebles de El Corte Inglés. De esta forma, el grupo de grandes almacenes logra luz verde de las entidades bancarias para lanzar su nueva estrategia inmobiliaria.

El plan contempla el traspaso de activos inmobiliarios de la compañía -no se espera que sean todos- a su nueva unidad de negocio de real estate. El objetivo de la misma es lograr una mayor rentabilidad de la cartera inmobiliaria en manos del grupo, valorada en más de 17.000 millones de euros por la consultora Tinsa. No obstante, El Corte Inglés no ha explicado aún si su plan pasa por una venta de inmuebles u optar por otras fórmulas diferentes. Además, el grupo quiere aprovechar su experiencia para ofrecer servicios de promoción y gestión de activos inmobiliarios de terceros. Esta nueva unidad de negocio está liderada por Javier Catena, que se incorporó al grupo de grandes almacenes en marzo de 2019 procedente de la Socimi residencial Testa.

 

Grado de inversión

La mejora de las condiciones de la refinanciación, entre ellas la posibilidad de traspasar los activos inmobiliarios, ha sido posible porque el acuerdo contempla ya a El Corte Inglés como una empresa con grado de inversión, aunque el grupo no haya obtenido aún esta clasificación por parte de las agencias de ráting, explican las mismas fuentes financieras.

Su ráting se sitúa en la actualidad un escalón por debajo de investment grade -sus emisiones de bonos tienen en cambio ya esta nota- pero el mercado estaría descontando una subida del ráting del grupo en el corto plazo debido a la mejora de los resultados del mismo y a la reducción de sus ratios de apalancamiento.

El Corte Inglés ganó 258 millones de euros en su ejercicio 2018, un 28% más, mientras que en los seis primeros meses de 2019 alcanzó un ebitda de 386 millones, un 13,9% más, logrando su mejor resultado bruto de explotación en cinco años durante el primer semestre del año, según explicó la empresa.

La compañía presidida por Marta Álvarez ha sido además muy activa en los últimos cinco años en la venta de inmuebles no estratégicos, ingresando más de 650 millones de euros. También ha vendido dos filiales en apenas un año: Óptica2000, a GrandVision, por 90 millones; y la informática Iecisaal grupo francés de capital catarí Gfi, por 350 millones de euros.

Su deuda neta era de 3.114 millones a cierre de agosto de 2019, 538 millones menos que un año antes.Esta cifra no incluye la venta de su filial informática, cerrada en diciembre.

Además de la financiación bancaria, El Corte Inglés tiene emitidos bonos por 1.290 millones y ha elevado su programa de pagarés del MARF hasta 1.200 millones, tras completar el máximo de 750 millones en noviembre.

 

 

 

 

Las inversiones inmobiliarias no residenciales alcanzaron los 10.350 millones de euros en 2019

Las oficinas volvieron a liderar el ranking acaparando el 27% del total

El mercado inmobiliario terciario en España cerró el año con un total de 10.350 millones de euros en volumen de inversiones en activos inmobiliarios no residenciales. Por segmentos, las oficinas volvieron a liderar el ranking acaparando el 27% del total de las inversiones hasta los 2.794,5 millones de euros, por encima del ‘retail’, que en 2019 perdió su protagonismo habitual, pero acaparó un notable 26% (2.691 millones), según un estudio elaborado por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet.

El segmento logístico, por su parte, cerró su año récord en España con un 24% del total de las inversiones (2.484 millones), y el hotelero ocupa la última posición del ranking con un 23% (2.380,5 millones).

Así, en comparación interanual, el volumen de operaciones inmobiliarias registrado el pasado año fue un 8,7% más bajo que en 2018, cuando se alcanzaron los 11.250 millones de euros en inversiones, un 16,9% inferior al de 2017 (12.100 millones) y un 7,6% más elevado que el volumen de inversiones registrado en 2016 (11.134 millones).

“2019 ha sido un año en el que el sector ha registrado cierta corrección en algunos indicadores y ha entrado en una fase de estabilización que pone fin al periodo alcista que se venía registrando desde el 2014. Es interesante observar la fluctuación positiva de ciertos segmentos como el logístico en detrimento del hotelero, que en años anteriores había acaparado gran parte de las operaciones y en estos momentos ya ha detenido su crecimiento exponencial. Por otra parte, las oficinas y el ‘retail’ siguieron registrando mucha actividad, especialmente en las grandes ciudades”, según Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet.

El mejor cuarto trimestre desde 2016

En el análisis trimestral, en el periodo octubre-diciembre se registraron un total de 2.850 millones de euros en operaciones inmobiliarias no residenciales, un 3,5% más que en el mismo trimestre de 2018 y un 12,3% más que en el de 2017. Hay que remontarse hasta 2016 para encontrar un cuarto trimestre mejor, con un total de 4.634 millones registrados, un 62,6% más que en el último trimestre de 2019.

El mercado inmobiliario terciario español estuvo marcado el pasado 2019 por los movimientos y operaciones llevadas a cabo por los capitales privados, las socimi y los ‘family offices’ locales que operan en las grandes ciudades españolas, especialmente Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla, Bilbao y Palma.

Las claves de la evolución del sector seguirán girando en torno a la competitividad de los precios y al comportamiento de la oferta y la demanda, determinado en gran medida por la coyuntura económica, la estabilidad política en todos los niveles (local, autonómico, nacional e internacional), la calidad de los activos y la influencia real de la recesión económica global.

 

 

 

Suma y sigue en la desaceleración inmobiliaria: la compraventa de viviendas bajó un 9,3% interanual en noviembre

El descenso de las transacciones se concentra en las viviendas de segunda mano: entre enero y noviembre el retroceso en las compraventas fue de un 3,6%, pero las de pisos nuevos resistieron con una subida del 0,8%

Los síntomas de enfriamiento del mercado inmobiliario han sumado hoy un dato más: en noviembre se realizaron 38.680 compraventas de viviendas, registro que supone un descenso del 9,3% con respecto a un año antes, según datos del INE. Es el cuarto mes consecutivo de caídas en las transacciones de casas en comparación interanual.

Por comunidades autónomas, las caídas más importantes tuvieron lugar en La Rioja (-25,5%), Canarias y Madrid (-21%) o en Asturias (-19,2%). Sólo se incrementaron las compraventas de viviendas en cuatro autonomías: Extremadura (7%), Aragón (5,3%), en Andalucía (2,7%) y Murcia (1,2%).

Con ello, este noviembre es el peor desde el de 2016, cuando se vendieron 34.347 viviendas. La cifra de noviembre de 2018, cuando se transaccionaron 42.623 pisos, había sido la mejor desde noviembre de 2007, cuando el número de compraventas rozó las 56.200. Los noviembres de 2018 y 2017 fueron los únicos desde que estalló la crisis en que las transacciones inmobiliarias superaron las 40.000.

Las viviendas usadas fueron las que continuaron protagonizando la mayor parte de las transacciones: en el penúltimo mes de 2019, el 80,2% del total de las operaciones, algo más de 31.000, fueron de casas de segunda mano, pero también fueron éstas en las que se concentró el grueso de la caída de las operaciones: bajaron un 10,5% en noviembre en comparación con un año antes. Las compraventas de viviendas nuevas, las 7.672 restantes, bajaron un 3,6% en el penúltimo mes del año pasado.

Entre enero y noviembre de 2019: caídas a un ritmo del 3,6%

En términos acumulados, entre enero y noviembre de 2019, se realizaron 466.318 compraventas, lo que supone un descenso del 3,6% con respecto al mismo periodo del año anterior. Mientras el número de operaciones de viviendas nuevas registró un leve aumento del 0,8%, hasta las 86.280, en el caso de las viviendas usadas, las compraventas retrocedieron un 4,6%, hasta las 380.038.

Fernando Rodríguez de Acuña, de la consultora inmobiliaria RR Acuña y Asociados, comenta que esta mayor resistencia de las compraventas de viviendas nuevas obedece a que la oferta existente es mucho menor y que, por tanto, en el mercado inmobiliario «mandan» las viviendas usadas.

En el conjunto del año 2018 se realizaron casi 518.000 transacciones inmobiliarias, lo que supuso un incremento del 10% respecto a la cifra de 2017. En todo caso, estas operaciones fueron muy inferiores a las 775.000 de 2007. Todo parece indicar que el mercado inmobiliario español se va a parar mucho antes de recuperar las cifras del último boom inmobiliario.

Para Rodríguez de Acuña, la caída de las operaciones se debe, fundamentalmente, a la reducción de la demanda inversora, que ha visto que, con el transcurso de los meses, se reducían sus expectativas de evolución de los precios y de la rentabilidad que podían obtener con su inversión en el «ladrillo». A ese enfriamiento del interés inversor ahora se estaría sumando, según su opinión, el de la demanda final, el de los particulares, afectada por unas peores expectativas de crecimiento del empleo.

De acuerdo con Ferrán Font, de pisos.com, «con estos datos sigue el periodo a la baja iniciado en verano, causado, principalmente, por la nueva Ley Hipotecaria. Otros factores como la ralentización económica, la situación política en España o el próximo Brexit están afectando de manera clara al sector, que necesita de estabilidad para afrontar los retos que tiene por delante».

Rodríguez de Acuña augura que el año 2020 podría ser igual o algo peor que 2019 en número de transacciones inmobiliarias, para estabilizarse el número de operaciones de compraventa en el entorno de las 400.000 anuales.

 

 

 

La inversión inmobiliaria superará los 10.000 millones de euros en el 2020

Los compradores, extranjeros en un 70%, se vuelcan en las oficinas

La inversión en el mercado inmobiliario español alcanzará este año los 10.200 millones de euros, impulsada por los inversores internacionales, según el informe Outlook 2020 presentado este martes por la consultora Cushman & Wakefield.

Esta cifra confirma la fortaleza del sector inmobiliario español pero será un 14% inferior a la del 2019, cuando alcanzó los 11.900 millones de euros, año en que ya fue un 10% inferior a la del 2018. El consejero delegado de la consultora, Oriol Barrachina, explicó que “tenemos un problema de falta de producto, por lo que no podemos atender las demandas de los inversores y eso limita las operaciones”.

En el 2019 el 70% de las compras inmobiliarias en España ha correspondido a inversores internacionales, entre los que la consultora incluye las grandes socimis como Merlin y Colonial porque sus accionistas son mayoritariamente extranjeros. Entre los inversores nacionales destacan aseguradoras, como Catalana Occidente, y family offices, pero menos que otros años porque a juicio de Barrachina “están apostando por tomar participaciones en inmobiliarias”. Esta tendencia incluye desde participaciones financieras como las de Puig, accionista de referencia ahora en Colonial, o vehículos no cotizados como Metropolis o Teleno, que permiten diversificar las inversiones.

El informe de la consultora destaca que el 50% de la inversión se destinó el año pasado al mercado de oficinas, atraída por la fuerza de este mercado, donde prácticamente no hay disponibilidad y las rentas crecen con fuerza (un 6% en Madrid y un 13,3% en Barcelona el año pasado). Igualmente las oficinas se benefician de las dificultades de otros mercados de inversión, como el hotelero, especialmente en Barcelona, donde la moratoria del Ayuntamiento ha disparado los precios.

Apenas hay oficinas vacías y los alquileres suben con fuerza: un 6% en Madrid y un 13,3% en Barcelona.

También ha bajado la inversión en locales y, sobre todo, en centros comerciales, un 50%. “Los inversores son más prudentes por el impacto del comercio online y los cambios de hábitos de la población, que ahora tiene otras formas de ocio”, reconoce Barrachina. Así, la afluencia a centros comerciales bajó el año pasado un 1,4%, pese a que han aumentado las ventas. En los locales comerciales las ventas también crecen impulsadas por el récord de visitas turísticas.

Barrachina señala que las grandes firmas de moda, principales ocupantes de espacio comercial, están reestructurando su red de tiendas, cerrando en las peores ubicaciones y apostando por grandes establecimientos que tienen un efecto de promoción, pero también de experiencia y de asesorar al cliente, que en muchos casos compra luego por internet. “Hay un efecto halo, que hace que hasta el 50% de la venta online venga impulsada por la tienda física”, asegura.

El interés de los inversores por las oficinas se ve impulsado por la fuerza de la contratación de espacio: en Madrid, el 8,6% de las oficinas están desocupadas pero en Barcelona sólo un 4,1%, y en las zonas prime apenas el 1%. Cushman & Wakefield prevé que la contratación de oficinas crezca este año, hasta 410.000 m2 desde los 401.000 m2 del 2019, mientras bajará en Madrid, de los 610.000 m2 en el 2019 a unos 550.000 m2 este año. Además, destaca Barrachina, el 25% de la contratación en Madrid es de espacio nuevo, no de traslados, mientras que en Barcelona el 35% del total es de nueva ocupación.

Esto ha impulsado operaciones “de riesgo” como compras y alquileres de edificios antes de estar acabados, así como operaciones de suelo por parte de fondos: en el 22@ Mitsubishi Estate promoverá 3.000 m2 de oficinas, mientras Acciona y el fondo Episo 5 de la gestora Tristan Capital Partners promoverán un complejo de cuatro edificios de 31.000 m2.

Menos espacio de oficinas para cada trabajador

La contratación de oficinas no crece al mismo ritmo que en la anterior recuperación económica porque las empresas han reducido el espacio que destinan a cada trabajador: ahora es de 10 m2, cuando hace quince años era un 50% superior, de 15 m2. Los nuevos hábitos de trabajo colaborativo, con pocos despachos, y flexible, con empleados que teletrabajan y que a veces no tienen mesa fija, así como los coworkings , llevan a oficinas más pobladas. El coworking, señala la consultora, crece pero sólo es el 0,3% de las oficinas en Barcelona y el 0,2% en Madrid.

 

 

 

Madrid supera en 2,5 veces la inversión en ladrillo de Barcelona: 18.000M vs. 7.000M

La capital de España acapara el 72% de la inversión —17.982 millones de euros—, duplicando la cifra de la Ciudad Condal —6.788 millones—, según los datos recogidos por Addmeet.

El año que acabamos de despedir ha batido todos los registros en cuanto a inversión inmobiliaria, que ha alcanzado en España los 35.000 millones de euros, una cifra que se concentra principalmente en Madrid y Barcelona (el 70% del total), ya que entre las dos ciudades suman casi 25.000 millones.

La capital de España acapara el 72% de la inversión —17.982 millones de euros—, duplicando la cifra de la Ciudad Condal —6.788 millones—, según los datos recogidos por el algoritmo DAO del portal de subastas inmobiliarias y ventas privadas ‘online’ Addmeet, que detecta todas las operaciones inmobiliarias de más de tres millones de euros, así como los partícipes en las transacciones, en todos los sectores del ‘real estate’ profesional.

En concreto, en toda la provincia de Madrid, la inversión inmobiliaria ha rozado los 18.000 millones de euros, la cifra más alta de la historia de la ciudad: se sitúa muy por encima de los 10.000 millones de 2008 y bate asimismo los 15.000 millones de inversión registrados en 2018. Además, supone multiplicar por siete las cifras de 2010 y 2012, ejercicios en los que se alcanzaron los 2.600 y 2.500 millones de euros, respectivamente, las cifras más baja de su historia.

El sector de oficinas ha sido el gran protagonista del año, al acaparar el 61% de la inversión total, es decir, 11.000 millones de euros. La mayor operación en este segmento fue la venta de la Ciudad Financiera del Santander, un auténtico culebrón inmobiliario que terminó con final feliz, precisamente, para el Banco Santander, quien 11 años después de habérsela vendido a Marme Inversiones, conseguía recuperar su propiedad.

Firmada durante el verano, ha sido el ‘deal’ inmobiliario del año y, muy posiblemente, de la historia del mercado español. Tanto por importe —3.157 millones de euros— como por las características del activo transaccionado —250 hectáreas, 400.000 metros cuadrados construidos y 5.000 plazas de aparcamiento—

Otra de las grandes transacciones en Madrid fue el traspaso del Parque Empresarial de La Finca a la socimi de la familia Cereceda —La Finca Global Assets— y el fondo de capital estadounidense Värde por un valor de 423 millones de euros. También en la capital se firmó otro de los grandes ‘deals’ inmobiliarios de 2019, la compra, por parte de Allianz Real Estate, de Castellana 200, un activo situado entre los números 198 y 206 del paseo de la Castellana, compuesto por dos edificios de oficinas que suman más de 20.000 metros cuadrados y un centro comercial de 6.500 metros y que hasta hace unos meses era propiedad de la socimi Silvercode, cuyo principal accionista está controlado por PSP Investments y Drago Capital.

Por este activo, la aseguradora pagó 250 millones de euros. De hecho, esta transacción ha sido uno de los grandes pelotazos del año, ya que ha permitido a la parte vendedora conseguir unas plusvalías del 74%. Un porcentaje llamativo, aunque por debajo del 200% que logró la socimi Lar con la venta de Eloy Gonzalo 27 por 40 millones de euros a Swiss Life.

Fuente: Addmeet.

También ha ganado impulso la inversión residencial, que ha acaparado el 11% de la inversión: 2.000 millones de euros, en un momento de pleno auge de proyectos ‘build to rent’, es decir, viviendas destinadas al alquiler, que duplican las cifras de hace un año. Un segmento en el que han irrumpido socimis y fondos de inversión con decenas de proyectos llave en mano. También el segmento de centros comerciales ha sumado una cantidad similar a la residencial, al acaparar el 11,5% del dinero invertido.

Fuente: Addmeet.

Barcelona bate récords, a pesar del ‘procés’

La provincia de Barcelona también ha registrado cifras récord de inversión inmobiliaria. A pesar de situarse muy por debajo de las cifras de Madrid —menos de la mitad—, los casi 7.000 millones de euros invertidos suponen casi duplicar las cifras de 2008, cuando se alcanzaron máximos durante el ‘boom’, y permite superar los 5.600 millones de hace dos años, mejor ejercicio tras el estallido de la crisis y que no pudo ser superado por 2018 debido a las incertidumbres generadas tras el desafío independentista tras el 1-O de 2017, que también frenó la inversión en la recta final de aquel año.

Fuente: Addmeet.

Ahora, dos años después, los datos de Addmeet revelan cómo la incertidumbre política que llegó a paralizar las transacciones en la Ciudad Condal ha quedado en un segundo plano. De hecho, muchas de las operaciones frustradas se retomaron en los meses posteriores al referéndum y el mercado volvió a la normalidad apenas unos meses después del 1 de octubre gracias, en gran medida, al sector de oficinas que, al igual que en Madrid, ha acaparado casi la mitad (46%) de la inversión inmobiliaria, con más de 3.100 millones de euros.

El segmento de centros comerciales ha ocupado una posición destacada en cuanto a la atracción de capital, con el 11,5% de la inversión —780 millones de euros—, mientras que el hotelero ha conseguido atraer casi 1.000 millones de euros «el 14% del total— y el residencial apenas 500 millones, tres veces menos que en toda la provincia de Madrid.

Fuente: Addmeet.

En la Ciudad Condal, también se han cerrado algunas de las grandes operaciones del año. Es el caso, por ejemplo, de la venta, por parte de Telefónica, de su torre corporativa Diagonal 00 por 150 millones de euros al magnate filipino Andrew L. Tan, a través de su Grupo Emperador, también dueño de Torre Espacio, en Madrid. La operadora también vendió el año pasado su sede histórica en la plaza Catalunya de Barcelona al multimillonario vasco afincado en Suiza Daniel Maté por 100 millones de euros.

 

 

 

 

Los precios de la vivienda de la periferia de Madrid y Barcelona aún podrían subir más de un 5% en 2020

  • Aunque en el 54% de los municipios más poblados de España se estabilizará el precio

¿Cómo será el próximo 2020 para el sector inmobiliario? ¿Se estabilizará el precio de la vivienda o seguirá subiendo? En general el mercado residencial en España encara el próximo año con previsiones de moderación en el crecimiento de los precios de la vivienda, aunque con excepciones.

Según el análisis de la variación del precio de la vivienda prevista para el próximo año en las capitales y municipios españoles con una población superior a los 50.000 habitantes elaborado por Tinsa Digital en el 54% de los 147 municipios analizados la vivienda registrará variaciones de precios inferiores al 2% en los próximos 12 meses. En otro 27% estima un incremento moderado de entre el 2% y el 5%, mientras que solo uno de cada cinco municipios (19%) registrará subidas medias anuales de más de un 5% en el próximo año.

¿Qué pasa en las ciudades dormitorio?

Madrid y Barcelona, donde la vivienda se ha encarecido más intensamente en los últimos años, se ubican en este grupo de municipios donde los precios se van a estabilizar o incluso podrían registrar ligeros descensos puntuales. El valor medio de la vivienda se ha incrementado un 49% en Madrid y un 53% en Barcelona desde sus respectivos mínimos en la crisis, frente al 17% que se ha revalorizado de media la vivienda en España desde su punto más bajo en la última década.

El precio de los alquileres ya muestra agotamiento: ¿qué desafíos deberá enfrentar la vivienda en 2020?

¿Qué desafíos deberá enfrentar la vivienda el próximo año?

El análisis de las previsiones para el próximo año en aquellos municipios que no son capitales de provincia pero que cuentan con una población superior a 50.000 habitantes refleja que en un 33% de ellos el precio de la vivienda experimentará crecimientos superiores al 5%, una proporción que casi duplica el 17% de capitales que se encuentran en este escenario. «Los municipios de la periferia de los núcleos urbanos de Madrid (Pozuelo de Alarcón, Torrejón de Ardoz, Coslada, Parla, Majadahonda, Leganés, Arganda del Rey) y de Barcelona (Cornellá de Llobregat, Badalona, Santa Coloma, El Prat de Llobregat, Terrassa, Granollers, Castelldefels, Manresa, Mataró) aún tendrían margen de crecimiento de valores por encima de un 5%, algo que también podría suceder en ciertos mercados de la costa mediterránea, tales como Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, Motril u Orihuela», explica Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

El 54% de los municipios más poblados de España estabilizará el precio de la vivienda en 2020

«En general, se espera un escenario de moderación en el crecimiento de precios extendido por todo el territorio. Se reducen los incrementos esperados en 2020, no superando apenas la media española un 3% en un escenario conservador. El grueso de las principales ciudades del país anotaría incrementos no superiores a un 5%, pudiendo ser virtualmente nulos en determinados mercados con fuerte encarecimiento reciente», afirma Rafael Gil.

Jóvenes sin acceso a vivienda: la mitad de capitales de provincias son prohibitivas incluso para compartir piso

Los precios en la mitad de capitales de provincia son prohibitivos incluso para compartir piso

Centrando el análisis exclusivamente en las capitales de provincia, el indicador prevé para 2020 una revalorización de la vivienda superior al 5% en sólo nueve de ellos: Ceuta, Huesca, Logroño, Melilla, Oviedo. Palma, Pamplona, Santander y Soria. La estabilización de precios, con variaciones inferiores al 2%, es el escenario más probable en el 58% de las capitales de provincia españolas. En otro 25%, se prevén subidas moderadas de entre el 2% y el 5%.



Fuente: El Economista

 

 

 

Ibercaja cumple ya con los nuevos requisitos de capital del BCE para 2020

Ibercaja ha informado de que sus actuales ratios de capital se encuentran por encima de los requerimientos regulatorios que el Banco Central Europeo (BCE) le ha comunicado que deberá cumplir a partir de 2020.

En concreto, Ibercaja Banco tendrá que mantener en 2020 una ratio de Common Equity Tier 1 phase in (CET1) del 9,0% y una ratio de Capital Total ‘phase in’ del 12,5%.

Esta ratio de capital total incluye el mínimo exigido por Pilar 1, del 4,5% para CET1 y del 8% de capital total. Asimismo, el requisito de Pilar 2 deberá colocarse en el 2% y el colchón de conservación de capital en el 2,5%.

A 30 de septiembre, la entidad contaba con una ratio de Common Equity Tier 1 (CET1) ‘phased-in’ del 12,29% y una ratio de Capital Total del 16,36% (11,38% y 15,46%, respectivamente, en términos ‘fully-loaded’).

De este modo, una vez conocidos los resultados del Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora (PRES) y tras recibir la comunicación del BCE, Ibercaja no estaría limitado por la activación de ninguna restricción o limitación regulatoria.