El Corte Inglés desbloquea su plan inmobiliario tras refinanciar su deuda

El grupo amplía plazos hasta 2025, sitúa el interés por debajo del 1% y logra luz verde para traspasar activos inmobiliarios a su unidad de ‘real estate’. El objetivo es rentabilizar su cartera.

El Corte Inglés cierra su acuerdo de refinanciación ampliando plazos, reduciendo costes y liberando garantías. El grupo de grandes almacenes ha alcanzado un pacto con una docena de entidades bancarias para refinanciar 2.000 millones de euros hasta el año 2025, con la posibilidad de extender el acuerdo otro ejercicio, más un segundo adicional, según señalan fuentes financieras.

La nueva financiación tendrá dos tramos: un préstamo a largo plazo de 900 millones de euros y una línea de crédito de 1.100 millones de euros para hacer frente a las necesidades de circulante. Los fondos obtenidos por la compañía servirán para reemplazar el préstamo sindicado de 2.050 millones firmado en enero de 2018. La generación de caja de la compañía ha propiciado que la cifra sea ahora 50 millones inferior a la acordada entonces.

El grupo de grandes almacenes presidido por Marta Álvarez pagará por ambos tramos un interés inferior al 1%. El primer tramo se situará en torno al 0,85% anual, mientras que el coste del segundo será cercano al 0,55%, según adelantó EXPANSIÓN el pasado 20 de enero.

Además, ambos tramos sufrirán una rebaja en su coste si El Corte Inglés cumple ciertos compromisos financieros y de sostenibilidad. Los intereses se reducirán al 0,6% y el 0,3%, respectivamente, si la ratio deuda/ebitda del grupo baja de 1,5 veces.

A partir de esas nuevas referencias se aplicaría el descuento por sostenibilidad, ligado a los avances de la compañía según el criterio ESG, lo que incluye objetivos de lucha contra el cambio climático, políticas sociales y buen gobierno, entre otros.

Los doce bancos con los que se ha sellado el acuerdo son Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, Goldman Sachs, Bank of America, Société Genérale, Crédit Agricole, JPMorgan, Unicredit y BNP.

El grupo y los bancos esperan firmar el pacto de forma inmediata. La intención es que El Corte Inglés pueda disponer de la nueva financiación antes del cierre de su ejercicio fiscal 2019, que finaliza el próximo 29 de febrero.

 

Plan inmobiliario

Una de las claves del nuevo acuerdo es que libera las garantías que pesaban sobre la anterior financiación, que estaba garantizada por los inmuebles de El Corte Inglés. De esta forma, el grupo de grandes almacenes logra luz verde de las entidades bancarias para lanzar su nueva estrategia inmobiliaria.

El plan contempla el traspaso de activos inmobiliarios de la compañía -no se espera que sean todos- a su nueva unidad de negocio de real estate. El objetivo de la misma es lograr una mayor rentabilidad de la cartera inmobiliaria en manos del grupo, valorada en más de 17.000 millones de euros por la consultora Tinsa. No obstante, El Corte Inglés no ha explicado aún si su plan pasa por una venta de inmuebles u optar por otras fórmulas diferentes. Además, el grupo quiere aprovechar su experiencia para ofrecer servicios de promoción y gestión de activos inmobiliarios de terceros. Esta nueva unidad de negocio está liderada por Javier Catena, que se incorporó al grupo de grandes almacenes en marzo de 2019 procedente de la Socimi residencial Testa.

 

Grado de inversión

La mejora de las condiciones de la refinanciación, entre ellas la posibilidad de traspasar los activos inmobiliarios, ha sido posible porque el acuerdo contempla ya a El Corte Inglés como una empresa con grado de inversión, aunque el grupo no haya obtenido aún esta clasificación por parte de las agencias de ráting, explican las mismas fuentes financieras.

Su ráting se sitúa en la actualidad un escalón por debajo de investment grade -sus emisiones de bonos tienen en cambio ya esta nota- pero el mercado estaría descontando una subida del ráting del grupo en el corto plazo debido a la mejora de los resultados del mismo y a la reducción de sus ratios de apalancamiento.

El Corte Inglés ganó 258 millones de euros en su ejercicio 2018, un 28% más, mientras que en los seis primeros meses de 2019 alcanzó un ebitda de 386 millones, un 13,9% más, logrando su mejor resultado bruto de explotación en cinco años durante el primer semestre del año, según explicó la empresa.

La compañía presidida por Marta Álvarez ha sido además muy activa en los últimos cinco años en la venta de inmuebles no estratégicos, ingresando más de 650 millones de euros. También ha vendido dos filiales en apenas un año: Óptica2000, a GrandVision, por 90 millones; y la informática Iecisaal grupo francés de capital catarí Gfi, por 350 millones de euros.

Su deuda neta era de 3.114 millones a cierre de agosto de 2019, 538 millones menos que un año antes.Esta cifra no incluye la venta de su filial informática, cerrada en diciembre.

Además de la financiación bancaria, El Corte Inglés tiene emitidos bonos por 1.290 millones y ha elevado su programa de pagarés del MARF hasta 1.200 millones, tras completar el máximo de 750 millones en noviembre.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.