Nace Athlanta

Cuando nace un proyecto que ya es una realidad, no sabemos si perdurará, trascenderá, morirá de éxito o de aburrimiento en el metro de Moscú, como decía un conocido político hace ya muchos años. Pero lo que es cierto es que nace con ilusión, con empuje, robando horas al día, buscando los mejores asesores y compañeros de viaje, el mejor emplazamiento y los mejores clientes. Lo hace con esfuerzo, porque si eso no hay nada, con tesón, los proyectos son de los cabezotas, con ideas, con la confianza que te dan las relaciones, al final que no son otra cosa que las personas, y con la experiencia que te da un sector al que te tienes que apasionar: el inmobiliario. Recuerdo hace unos años que un alto directivo de un gran Banco hablaba de este sector como el de las piedras. Qué mal me sentaba, ese hombre no había entendido nada, creo que ahora se dedica a la tecnología, a la nube y eso. No, no. Prefiero mucho más que se hable del ladrillo, he visto constructores que abandonaban el cóctel de entrega y dejaban la alfombra y se iban a pisar la obra, el barro, promotores que cuando visionaban un suelo que estaban comprando se quedaban por un momento fuera de sí imaginando sus casas ya terminadas, inmobiliarios puros y duros que van por la calle más que viendo oliendo los edificios ordenándolos en su cabeza como un monopoly, urbanistas que toman el lápiz mágico y te dibujan la ciudad en cuadrícula de Mileto por el campo, pero es que la ciudad siempre crece por el campo y a este no se le puede poner puertas, algunos no se enteran, arquitectos que se rompen la cabeza para distribuir viviendas imposibles. En la cabeza de todos ellos he visto la pasión por lo inmobiliario, por un sector cuya materia prima está a nuestro alrededor todos los días y a todas horas. Porque cuando compramos o alquilamos una vivienda, pasamos por una carretera o tomamos un autobús, decenas de personas pensaron, trabajaron, planearon, le echaron horas con aquellos proyectos que ahora son realidad. Así nace Athlanta como una pasión por un sector que es el inmobiliario que perdurará siempre y que sólo los que lo conocen bien saben de lo que estamos hablando. Alea jacta est.

 

 

One thought on “Nace Athlanta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.